lunes, 9 de mayo de 2016

Arbeloa se va a lo grande

Siempre defendió al Real Madrid
Foto: Mujer Hoy

El último Mohicano no, el último Mourinhista. Mucha gente le tiene rabia solo por eso. A mi siempre me ha gustado su forma de jugar, correcto atrás, aunque sin muchas florituras arriba. Ha aportado varios goles importantes. Sí que es cierto que al final de su carrera se volvió más torpe. Un fallo suyo propició el empate del Atlético que a la postre puede suponer perder la Liga. Pero aun así se ha ido a lo grande, despidiéndose ante su gente, como Zidane, como los que han renunciado a millones en favor de dignidad.

No como Casillas o Raúl. Me da pena Casillas haciendo un vídeo diciendo que todo futbolista merecería una despedida así. La que él no tuvo. Porque él quiso. Porque quiso aferrarse a los millones y a lo que tenía de contrato y no supo ver que ya no pintaba nada en el Madrid. Hasta la gente tuvo que silbarle. Cómo se iba a despedir él así si salió abucheado del Bernabéu a causa de sus cantadas. Tampoco defendió al entrenador del Real Madrid cuando decidió sentarle. No me pareció mal que llamara a Xavi para hacer las paces cuando pasó lo que pasó, pero tampoco ayudó que se comentara que filtrara alineaciones a través de su novia periodista y no lo desmintiera. 

Supongo que tiene lo que se merece. El club, por una especie de norma no escrita y de compensación rara, siempre alarga muchos años los contratos de grandes jugadores.. pero el declive llega y éstos están cobrando en desproporción a lo que suponen. El caso de Arbeloa tal vez se debe a que nunca fue uno de los mejores laterales del mundo. Tendrá más humildad. Pero ha tenido una despedida digna. En cambio gente como Raúl, Guti o Casillas se fueron por la puerta de atrás por querer exprimir al máximo al club. El dinero primero. El Madridismo después. Para Arbeloa y Zidane, ambos que salieron ovacionados del Bernabéu, el Real Madrid iba antes que el sucio dinero. Grandes los dos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario