miércoles, 2 de marzo de 2016

Cuando el entrenador

No te dice las cosas a la cara
Estoy seguro de que no le ha dicho a James ni a Isco que hicieron un partido de mierda. Pero lo piensa. Zidane está siendo un cobarde. Lo cierto es que me da igual que los ponga hoy, pero contra la Roma o en partidos importantes esta pareja no pueden jugar. Son muy malos. Hoy jugaba Rossi en el Levante, uno que iba a ser fichado galácticamente por el Madrid hace unos años, cuando marcaba dos goles por partido en el Villarreal. Y ahí está. Con Isco sucede lo mismo: el farol Malagueño. El culé madridista, el Iniesta del Madrid, salvo que no tiene la calidad de éste, (digo lo de Iniesta porque éste también es Madridista de corazón, pero el fútbol le ha colocado en esa posición).

Lo de James viene más con su cojera que con otra cosa. Echamos a Di María, el único que tenía pelotas y presionaba. Un cojo con mucho talento, tipo Robben. Bale también es un poco así, pero tiene buen golpeo de cabeza y corre más que James. En el fútbol de hoy ya no sirve ser un cojo tipo Raúl. Como no presiones ni aportes goles, al final quedas retratado como le pasa a James, que se le ve que solo juega con una pierna.. 

Seguro que Zidane no les dice a la cara lo que piensa de ellos. No pone hoy a Isco, pero no le dice: No juegas tú porque no presionas. Eso no se lo dice. Se puede ser más o menos políticamente correcto, pero el no decir las cosas a la cara, pone en contra al vestuario. El ejemplo más claro lo tenemos en Benítez. El jugador no es tonto, ve que no juega. Y Zidane seguro que hasta le dice que lo hace bien. Me lo imagino hablando con el jugador: "Ya tu sabes.. el equipo, tu no juegas ahora sabes, pero eres importante como todos...". O tal vez no le dice nada, le dice: "no juegas porque quiero darle una oportunidad a Mayoral", y el jugador no es tonto y seguro que sabe que en realidad el entrenador le tiene por paquete. Que se lo diga a la cara. Ocultar este tipo de información me parece una cobardía por parte del entrenador. No digo que lo diga a la prensa públicamente, pero ocultarlo al jugador denota falta de profesionalidad. Miedo. Como el miedo que le tiene Zidane a Cristiano Ronaldo. Es como si me lo imaginara. Como si viera a Cristiano con Zidane arrodillado, con 6 puntos rojos en su calva, marca de los tacos de Cristiano tras pisarle la cabeza por decir que Leo Messi es el mejor jugador del mundo, lo que de verdad piensa Zidane. 


 Foto: As

Es un político, no un entrenador. Y así nos va. Del partido de hoy poco que comentar. Otro truño infumable más que mereció ganar el Levante. Mayoral ha tenido la gran potra en el gol, pero el otro día que era cuando tenía que demostrar su valía no demostró nada. Ahora todos dirán que es el nuevo Raúl. De Danilo que no sabe ni centrar mejor no digo nada. Y al final CR, con su mediocridad de la edad de jubilación futbolista, sigue siendo el que tira del equipo, fiel reflejo y a la vez imagen de caricatura pantomima de lo que es el equipo. 

Sólo nos queda el baloncesto. Se está viendo lo que somos sin Bale, aunque no se ha notado la falta de Karim. Sí que se nota que con James es jugar con uno menos, y Casemiro pasado de revoluciones durante todo el partido. Recuerdo su lucha en Dortmund, del año de La Décima. Décima que por cierto, se ganó gracias a la herencia de Mourinho, que ya se ha terminado (normalmente sólo da para un año). Ahí Casemiro  utilizó su calma, su buen juego. Su estilo Xavi Hernández, su mediocentrismo puro para sacar al Madrid de un partido en el que Illarra había dado la nota. Era el James de turno. Pues uno de los pocos chicos que teníamos de medio centro con calma, la ha perdido. Ahora es un correcaminos, sicario del aplauso fácil, se pega carreras por el camo que terminan en falta y que sabe que acabará en aplausos. Como cuando Isco hace una inútil croqueta o le mete una patada en la entrepierna a Neymar. Mercenarios del aplauso pipero. 

Pero es que Casemiro al revés que Isco, tenía cierta calidad. De verdad podría haber sido un buen medio centro. Pero, denostado por muchos entrenadores, ahora comprueba que tiene que correr para agradar. Y como tampoco sabe hacer eso, termina arrollando a rivales y provocando incómodos y complicadores penaltis poco esperados y deseados. Se ha reconvertido. De ser un buen medio centro ha pasado a ser pivote defensivo; destructor puro de fútbol. ¿Por qué? Por falta de proyecto, por falta de alguien que confiara en él. Porque parece que la BBC tiene que jugar por decreto. Benzemá porque es el niño mimado del Presi, yo no sé si Karim tiene algún vídeo pornográfico de Florentino, pero es raro que juegue siempre. Y luego parece que por pagar 90 millones, un jugador tiene que jugar siempre por norma. Lo cierto es que se podría pagar esa cantidad por un suplente de lujo. Nadie debe valer más que todo el equipo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario