martes, 25 de agosto de 2015

Karim Benzemá

No nos podemos deshacer de él
 Foto: El dia

Ya lleva más de cinco temporadas en el Real Madrid y sigue siendo el mismo lastre que al principio. Ni un solo partido salvado gracias a él, uno grande de Champions tipo Ramos. Poco más que empujar algún balón en un partido decisivo. Es todo lo que recuerdo de él (contra Bayern en La Décima). Eso también lo sé hacer yo. Sus goles no suelen ser individualidades sino la culminación de un supremo juego de equipo que termina finalizando en él. En mi opinión eso es mucho más difícil, ya que obliga a entrenador a tejer un ataque perfecto y al equipo a jugar en consecuencia. El ejemplo más claro lo tenemos en el Barça, que aunque nos duela, ahora mismo es el mejor equipo de Europa (basándome en que ganó la Champions). El Barça tiene a un desatascador que es Messi. El Madrid no. Cristiano ya no tiene estrella y Benzemá solo no soluciona un partido. Sí vale, le puede pegar desde la frontal y clavarla en la escuadra, pero eso lo puede hacer "cualquiera", como lo hacía el pieladrillo del Pipita. 

Lo cierto es que no nos podemos deshacer de él porque cobra muchísimo dinero. Normal que el tío esté encantado. Cuando ganas más dinero que la media y no metes ni un churrigol, asumes que tienes suerte. ¿Quién le paga lo que gana Benzemá? Que se presuponen son más de cinco millones al año. Cifras de un delantero top, pero lo cierto es que Karim fabrica nulas ocasiones de gol y falla muchos disparos. También mete otros, claro, como todos los delanteros. 

A Casillas tampoco nadie le pagaba lo que pedía, pero conseguimos echarle gracias a que le pitaban en el Bernabéu. Vamos, lo echó la afición. Con Karim pasa igual, o se siente muy mal en el Madrid porque le silban la mayoría (no digo todos porque algunos piperos son incorregibles) o no se irá. Nadie le paga su sueldo ni mucho menos su abultada cláusula, que no se si rondará los ochenta kilos. Ahora mismo Benzemá está al nivel de Chicharito o Rooney, es un futbolista que ya no da más de sí y que cada vez irá a menos. Espero que me cierre la boca, pero Benítez no le pone un techo muy alto: 25 goles por temporada. Vamos, menos que CR sin ser éste delantero y la mitad de goles que Messi. Bastante poco en mi opinión para un delantero titular del Madrid. Y si se lesiona, pues tiramos de CR de delantero porque no tenemos recambio natural. Un desastre. Normal que Julián tenga compasión por Benítez, menudo papelón. El madrileño sabe que no se puede vender Benzemá y trata de sobrellevarlo de la única manera posible: confiando ciégamente en él como el que tiene un R5 y confía en que no le deje tirado y se consuela pensando que al fin y al cabo es un coche igual. 

Espero que Benzemá me cierre la boca y empiece a anotar goles. Temporada nueva vida nueva. Le tengo un mínimo de fe. Muy poca, pero algo le tengo. No es como con Higuaín que es verlo y saber seguro que va a fallar. Eso sí, le queda muy poco crédito. En cuanto vuelva a fallar una ocasión clara o no aparezca cuando se le necesita, habrá agotado mi paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario