miércoles, 8 de julio de 2015

Por fin se va Íker Casillas

En realidad le han echado

Se irá por la puerta de atrás, aunque se le quiera hacer una despedida en el Pipabéu. Debería recibir la sonora pitada que se merece, no ya tanto por liarla en la final de la Décima, sino por liarla esta temporada, y por no defender al equipo cuando se atacaba al entrenador. También por no dejar levantar la Décima a Ramos, el justo merecedor de la misma, y que ahora se quiere ir sintiéndose despechado. Menosmal que la marcha de Íker hará que Ramos se quede. Ahora sí podría levantar títulos. 

Pero es que Íker no se va. Le han echado. Le hemos echado. Le ha pasado como le pasó a Raúl. Se ha tenido que ir porque los pitos y las críticas eran ya insoportables. No le permitían ni jugar bien. La afición y la prensa le hemos echado porque no jugaba ya bien, ni demostraba personalidad. Su saque de banda en el partido de Champions puso la guinda a su pésima actuación durante toda la temporada. 

¿Y Benítez? ¿Qué parte de culpa tiene de Benítez? Se comenta que le dijo que no contaba con él. Me gustaría saberlo sobre seguro, porque tiene que tener cojones, porque no se puede decir de otra manera, para llegar y el primer día dirigirse al todopoderoso Topo, (el hombre que se ha cargado los 2 proyectos deportivos más grandes del Madrid en décadas, el de Mourinho y Carlo, a base de filtrar alineaciones) y decirle que no cuenta con él. Hay que tenerlos cuadrados. Yo no me lo creo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario