lunes, 13 de julio de 2015

Florentino se apiada de Casillas

Hace una pantomima de despedida
 Foto: El País

Pantomima porque ya se despidió ayer Íker él solo. Florentino decidió que así fuera, ya que el muy ávaro (que no rata, ya que él no tiene necesidad de ahorrar dado que ya gana unos 6 millones netos al año) quería cobrar varios millones más y no le perdonó nada al Madrid como sí hicieron otros grandes como por ejemplo Zizou. Y está en su derecho. Claro que sí. Pero también estamos nosotros en nuestro derecho de silbarle y de que tenga una despedida solitaria. Es más rico que ayer, tiene más dinero, pero menos amigos.

Aunque a muchos madridistas les ha dado pena y ahora los mismos que gritaban "topo" hace unos meses, ahora gritan que Florentino dimita. También es posible que solo salgan sus incondicionales, esos que decían que ojalá el Madrid perdiera porque no jugaba Casillas. Pero lo que más revela de todo el asunto de su despedida es que él mismo rechazara ayer domingo una despedida con gente en el Bernabéu. Porque, seguramente, intuiría que le iban a silbar. Eso sí que sería jodido, no puedo usar una palabra menor. Jodido que te silbe tu propia afición en el día de tu despedida. Casi como lo de Agapito con el Zaragoza. E íker se temía eso.. porque se sabe culpable de la debacle de esta temporada y de haber filtrado. En el fondo de su corazón lo sabe. Sabe que ha hecho mal. Es como cuando nuestro perro cachorro está empezando a cagar en la tierra y se nos caga un día en medio del salón. Corre y se esconde, todavía no sabe qué ha hecho mal, pero sabe en el fondo que algo malo ha hecho.

Íker Casillas debería pedir perdón por haber filtrado alineaciones. Si ayer en vez de decir las tonterías que dijo hubiera dicho que lo siente mucho haber perjudicado al equipo, que lamenta el fallo que tuvo en la final de la Champions, no haber estado al nivel, no haber entrenado con dedicación y ganas. Si confesara todo eso, entonces sí, se podría marchar por la puerta grande y la gente, todos, deberíamos aplaudirle. Todos cometemos errores pero solo los grandes los reconocen. Encima se despidió con la penosa frase de que quiere que se le recuerde como buena persona, cuando precisamente lo único que se le achaca es haber sido todo lo contrario. Cobrando hasta el último euro, desprestigiando a sus compañeros, tomando café mientras ve como el Madrid de Diego López pierde.. él sabe que no gusta por eso, y quiere cambiarlo. Quiere que se le recuerde por ser buena persona. Pero las buenas personas no piden que se les recuerde por ser buenas personas, las buenas personas piden perdón por sus errores. 

Él no podía seguir ya en el Madrid después de la pitada y de que mandara literalmente a tomar por el culo a su propia afición. Florentino le quiso despedir ayer e Íker se negó por temor a que le silbaran, así que se despidió solo. La prensa rajó como es lógico, ya que la estampa era más que penosa. Solo. Marchándose completamente solo. Eso sí, con su dinero. 

Y encima van y criminalizan a Florentino por ello, cuando fue el propio Íker que se negó. Hoy tras ver el varapalo de la prensa, Florentino organiza una despedida un poco más digna. Un paripé. Una tontería. Y a todo esto sus padres le llaman poco más que equipucho al Oporto, con dos cojones. Dicen que Íker tendría que jugar en el Barça. Joder, no veía una traición tan grande a un equipo de fútbol desde lo de Luis Enrique. Al menos lo de Figo fue por dinero, ¿pero esto? Por despecho puro, por odio. 

Íker Casillas va a pasar de ser un ídolo del Madridismo, de habernos dado mucho, a terminar siendo una imagen demacrada de lo que fue. A un futbolista no se le recuerda tanto por lo que hizo sino también por cómo acabó. Zidane acabó a lo grande y ahí está, querido por todos y siendo entrenador del Casilla. Y ojo, que también él jugó una mala temporada, pero se retiró renunciando a millones. Casillas llevaba ya como poco tres malas temporadas. El paso de asumir que ya no eres lo que eras de joven, es duro. Más aun cuando hay millones de por medio. Dos millones de euros es mucho dinero. Podemos comprar hasta dos o tres casas modestas y aun nos sobraría dinero. Con eso podemos todos vivir unos 40 años sin pasar demasiado apuro. Pero es que Íker cobra unos 6 millones al año, se ha podido llevar más de 60 millones desde que está en el Madrid (sin contar publicidad), ¿tanta avaricia tiene que no puede renunciar a dos más? Y es que el nivel de vida de esta gente es algo descomunal: Casas de lujo, coches, barcos... los hay hasta que se arruinan porque todo eso cuesta de mantener. Pero que Íker se vaya por la puerta de atrás es un aviso a navegantes. Que tome nota Ramos, y todos aquellos que quieren apurar hasta el final. Si no se quieren ir cuando les toca, les tocará irse cuando ya no valgan casi para nada. Como le pasó a Raúl. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario