domingo, 4 de enero de 2015

Empezamos mal el año

Salió cara la pachanga de Dubai
 Foto: As

Seguramente habríamos perdido aunque no hubiésemos jugado la pachanga, pero perder un partido, aunque sea amistoso, no otorga muy buenas sensaciones que digamos. Pero es que los parones nunca van bien. Nos pasó con el parón del verano, que perdimos ante Atlético y luego la Real nos remontó un 0-2. Y es que si ponemos un ejemplo extremo se entenderá todo mejor. Imaginemos que jugamos como los ángeles y vamos ganando un partido por goleada pero paramos, nos vamos de vacaciones y volvemos a jugar ese mismo partido pasados unos meses. Lo cierto es que se pierde la continuidad, la buena racha, las sensaciones, el juego en equipo. Se bebe en las fiestas, se está de fiesta, se descansa y se "olvida" un poco todo. Se desconecta, y está bien. Pero psicológicamente cuesta volver. 

Como psicológicamente a Jesé le cuesta jugar. Le noto con miedo. Ya ni mete la pierna. Desde que ha entrado, su banda ha desaparecido. Tendrá la huella inconsciente de volverse a lesionar el cruzado.. no lo sé, pero no es el que era. Lo que sí me indigna es la entrada de Sami, un jugador que claramente se irá fuera del Madrid (y probablemente este verano). Era un pivote defensivo de la era "Mou", alguien que hoy ya no tiene cabida en este equipo pero que con Modric fuera, tiene su oportunidad. Sin embargo en una contra clara, ha ralentizado el juego del equipo al hacer un pase en horizontal. Bueno, más que horizontal con cierto ángulo hacia nuestra portería. Por cierto, hablando de Mou, sigue llorando en Inglaterra. Yo le defendía, pero es que ya llega a un punto en que es cómico. Se puede llorar una vez, se pueden llorar 2 veces, pero es que él llora siempre. Es la leche. Es para tomárselo a cachondeo. 

Ramos hoy no ha podido anotar y a CR se le ve sin fuerza en las piernas. Estaría bien que disparara con potencia como hace un tiempo, sin que botara antes el balón en el suelo. Pero bueno, el resto del equipo me ha gustado, hasta Bale, que ha intentado hacer la de la Copa del Rey y le ha salido mal. No pasa nada, se puede perder, se ha perdido y punto. NO PASA NADA.

Pero es que ahora la prensa empezará a decir lo de cada año. Que si Isco ha comido mucho estas Navidades y que está gordo, que si Coentrao se fue de fiesta y se emborrachó, y que Empané (que por cierto ha estado bastante mal hoy) se lanzó en paracaídas y pasa del equipo. Que si no tienen hambre de títulos, etc. Casi no quiero que pierda el Madrid por no oírlos. 

Pero estamos delante con un partido menos. La derrota nos puede hacer más fuertes. Hemos perdido ante un equipo que en mi opinión, ha jugado mucho mejor que en su día el Atlético del Cholo. Son candidatos a ganarlo todo, el Valencia lo está haciendo muy bien esta temporada, por más que me caigan mal ya que cuentan con un alto índice de población Pepera. 

Ahora falta esperar que el Barça pinche, que por cierto, se llevó al peor jugador del Valencia, el central ese que se llama Mathieu o algo así, y eso el Valencia lo ha notado claro. El entrenador nuevo ha hecho equipo y lo ha conseguido. Chapeau por él. Se lo ha currado. Parece que triunfó antes en un equipo pequeño de Portugal, no recuerdo cual, y ahora en el Valencia intenta que haya matrimonio entre afición y jugadores. Todos van a una. Y es que se me ha escapado la risa al ver sus celebraciones al terminar el partido. Tanto afición como jugadores lo han celebrado como si hubieran ganado la Champions. Cómico. Pero un reflejo de lo que ha sido el partido, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario