martes, 8 de abril de 2014

El día que Özil e Higuaín fracasaron

En el Madrid
video
El año pasado. Casi un año después, podemos confirmar que han sido bien vendidos. Özil tuvo una ocasión muy clara en un partido similar al que jugaremos dentro de un rato. Su pase a Cristiano estaba muy claro, y era clave para la remontada. El Madrid terminaría ganando 2-0 (le valía un 3-0) y yo terminé prácticamente llorando por no haber podido conseguir la tan ansiada remontada. A Özil le pudo su ego y su sobrevalorada calidad. Su siempre justo estado físico, haciendo que fuera siempre con la lengua afuera, le impidió ver a Cristiano y mucho menos ver la porteria y definir bien. 

Higuaín no lo hizo mucho mejor. Le sobra un control. Debió disparar de primeras. Un balón dentro del área grande, a pocos metros del área pequeña, debe ser rematado sin piedad. Pero se quiso acercar demasiado al portero, con desconfianza. Desconfianza en sí mismo. Quería acercarse para asegurar, y tanto se acercó que el portero se le echó encima y le taponó el disparo, por otra parte raso. Ni siquiera levantó el balón del suelo. Me llevé un buen chasco. Cierto es que Cristiano tuvo otra clara, pero no podemos comparar esa tijera aárea de Cristiano con las otras dos jugadas. 

Hoy, un año más tarde, Higuaín lleva 14 goles en la Liga Italiana y es el sexto mejor goleador de la Liga, y eso que chuta penaltis... su equipo no va a ganar la Liga esta temporada y su nombre suena para el City. Desde luego, de momento no está triunfando. Tampoco triunfa Özil, que con el dinero que gana no sabe colocar un penalti por la escuadra (¿pero no era tan bueno y tenía tanta calidad?) ya que su compatriota de selección le paró un penalti y el Arsenal se quedó fuera de la Champions. 

Hoy, un año más tarde, es el momento de vengarse, de meterles cinco golitos al Dortmund en su casa, a modo de hacernos respetar y devolverles lo que nos hicieron el año pasado, que para mi tiene muchas lecturas, con muchos posibles culpables. Primero un Pepe en decadencia (todo lo contrario a este año) del que algunos dicen que lo hizo mal a posta para echar a Mourinho.. (otros dudaron hasta de Ramos). Segundo un Alonso que provocó un penalti absurdo y nos costó el 4-1 de Lewandowski, y finalmente un Mourinho que prefirió poner a Higuaín de titular aun no sé porque. 

Hoy salimos con Benzemá en ataque. La cosa será diferente. Nos hemos deshecho de dos jugadores que no tenían suficiente nivel. Por uno de ellos nos han dado unos 50 millones de euros, ¿qué más se puede pedir? Bale ya ha marcado más goles en el Madrid de los que hacía Özil y Benzemá no deja ninguna duda sobre su trabajo y calidad. Este año podemos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario