miércoles, 5 de junio de 2013

Me haría ilusión que fuera Zidane

El próximo entrenador

Cuando Mourinho le remontó en Liga de Campeones con el Chelsea un partido al Barça, fue cuando me empecé a ilusionar con la posible llegada del Portugés al Madrid. Desde entonces, empecé a seguir a Mourinho. Pensé: este tío sabe lo que hace. Es bueno. Entonces fue cuando acudí a internet y leí algo sobre él. Había conseguido la Liga de Campeones con el Oporto (yo ni sabía eso porque no seguía tan de cerca el fútbol como ahora) eso me pareció brutalmente sorprendente. Solo por ello ya tenía currículum de sobras como para venir al Real Madrid. 

Pero había más. Había convertido al Chelsea en uno de los mejores equipos de la Premier (sino el mejor). Por tanto os podéis imaginar que, cuando Mourinho corrió por el Camp Nou dedo en alto tras aliviar la posible mayor humillación en la historia del Real Madrid (que el Barça jugara una final de la Champions en el Bernabéu) realmente me hice auténtico fanático de Mourinho, dispuesto incluso a perdonarle cualquier defecto que pudiera tener. 

"Siempre el traidor es el vencido y el leal es el que vence." Pedro Calderón de la Barca (1600-1681)

Y así ha sido hasta hace unas semanas. A poco a poco me ha ido desilusionando y creo que él también se ha ido desilusionando del Madrid. Los gallitos del vestuario son demasiado gallitos, y como algunos han ganado la Copa del Mundo, se lo tienen bastante creído (no hablo de Ramos ni de Arbeloa). Pero aun así le perdono a Mourinho su cierto egocentrismo, quizá un defecto que como bien comentó él cuando llegó: ya conocíamos. Mourinho era lo bueno; el mejor entrenador del mundo. Pero también tenía defectos, como todas las personas. 

Ahora se va Mourinho y Ancelotti no me ilusiona nada. Respeto mucho lo que ha conseguido con el Milán, y también la media de 5 fichajes por temporada (As y Marca se frotan las manos). Pero me transmite una imagen de padre calzonazos que no logro sacarme de la cabeza. Sé que lo primero que hará cuando llegue será sentar a Diego López y poner a Casillas de titular, y quién sabe si al traidor de Pepe también. Mourinho lo dijo en la entrevista del otro día:  consiguió que se valorara más a Pepe en el Madrid cuando estaba con un pie fuera y luego Pepe le traicionó cobardemente.

Zidane tal vez no tenga experiencia, ¿pero acaso hace falta para dirigir un vestuario así? ¿acaso no lo hizo bien Del Bosque? A Zidane los jugadores le respetarían mucho, y seguro que podría enseñarles cosas nuevas, porque si algo tenía Zidane era creatividad a la hora de regatear. Zidane era un jugador diestro pero que el gol más importante de su vida lo marcó con la pierna izquierda a más de un metro del suelo. Sería poético, épico, mítico, que el mismo hombre que nos consiguió la novena, volviera para darnos la décima como entrenador. ¿Acaso esto no ilusiona más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario