sábado, 22 de diciembre de 2018

Campeones del Mundo otra vez

Foto: Defensa Central

Curiosamente ha sido una final algo extraña. El Madrid pierde 3-0 o 0-3 últimamente demasiado a menudo y contra inesperados rivales. Podíamos perder esta final, como ya empatamos el año pasado contra Kashima, de una forma también bastante vergonzosa, y eso que por aquel entonces ya contábamos con "El bicho" un jugador que por cierto, no está dando mucho que hablar en su nuevo equipo. Hicimos bien en desprendernos de él, y quisimos con ello abaratar nuestros propios fichajes, pero eso simplemente no funcionó. 

La final ha sido pues, un partido con sombra  de sospecha. Demasiado extraño todo, tanto, que ni siquiera la he visto. Una denostada Copa del Mundo, ya muy infravalorada debido al bajo nivel de equipos no Europeos que llegan a ella. Ganar la Champions últimamente te garantiza dos títulos y medio: La Super Copa de Europa y la Intercontinental, que ahora tiene un nombre distinto para mayor confusión. 

El partido del Madrid estaba por tanto ensombrecido por las comparaciones y las dudas en el banquillo y en el once. Hemos visto que Bale ya está prácticamente fuera del Real Madrid, y pese a su más que evidente y lapidario registro de goles sustancialmente inferior que el de Cristiano, para mi sigue siendo un jugador con más relevancia que el portugués: Goles en 2 finales de Champions, siendo decisivo en todas ellas, incluso en la que ganamos en los penaltis. Quizá nuestra mayor suerte, nuestro mejor amigo en aquellos tiempos fue precisamente el Atlético de Madrid, que de la mano de un cobarde Simeone nos brindó las 2 Copas de Europa que sentaron a gloria divina. 

Pero vivimos una etapa loca en la cual un joven jugador de 18 años parece que atesora toda la responsabilidad. Joyas como Isco y Ausensio Asensio son jugadores que no están terminando de rendir. Tal vez se han echado a perder, y ahora sobresalen jugadores con menos calidad pero más humildes: como Llorente y como siempre el incombustible Lucas Vázquez. Este último el otro día en el Bernabéu se podía apreciar desde el campo (cerca) que le costaba respirar al final del partido y aprovechaba para tirarse al suelo a hacerse el lesionado para ganar unos segundos más de aire. Estaría bien conocer las estadísticas no solo de kilómetros recorridos por partido, sino también los kilómetros a velocidad recorridos. 

En esa ausencia de estrellas debíamos ganar a River, que hizo un esperpento mayúsculo al dejarse eliminar por el Aladin, o All-in o como se llame. En mi vida había oído hablar de dicho equipo, pero pudieron con los argentinos. El Madrid ha pasado por encima por tanto de este equipo. Y me alegro de que marcara Ramos, pero lo de señalarse el dorsal y la celebración del ya contundente de por sí 3-0, me parece un poco fuera de lugar para alguien a quién ya se le reconoce un estatus dentro del club. El capitán no necesita demostrar nada. Con todo ello no hace más que revelar síntomas de su más que evidente inseguridad, tal vez acentuada con el miedo de que se está haciendo mayor y tiene los días contados en el Real Madrid.

jueves, 6 de diciembre de 2018

El Valencia ya no es lo que era

Y el Madrid tampoco
Foto: Marca

Fui el otro día a ver el partido al campo y los primeros 20 minutos dieron la sensación de que algo había cambiado. Los jugadores del Madrid corrían en general más, y de no ser porque Marcelino suele ser un entrenador que cuida bastante la defensa, diría que era más demérito del Valencia que del Madrid. Pero no era así. Se podía ver claramente desde el campo y desde la tele que los jugadores del Madrid se ofrecían más en ataque, tal vez desde la grada se podía ver incluso mejor. Alta movilidad arriba con múltiples opciones de mano de jugadores ofreciéndose iniciar el ataque. 

Después pasaba lo de siempre, que Benzemá es muy malo y no tiene gol.  Ya son muchos los aficionados madridistas que le ven como un Media punta, y no como un delantero. Suyas fueron varias ruinas de jugadas, como nos tiene acostumbrados. Poco gol y acierto, de alguien que se presume muy malo. Pero lo demás estuvo bien: jugadores como Lucas Vázquez o Llorente, corrían y se ofrecían. Me congratula especialmente el caso de éste último: fue y ha sido uno de los perseguidos en mi blog, víctima de mis duras críticas en el pasado. Pero ahora está mejorando, o al menos está haciendo grandes partidos. Claro que si le comparamos con Ceballos, que el otro día jugó de Casemiro... poco hay que contar. Por otro lado Casemiro parece también algo cansado de ser la incansable escoba en defensa, y le he visto algo bajo en algunos partidos que ha jugado. 

Solari ha apostado por la cantera, por jugadores jóvenes, teniendo en cuenta que éstos iban a presionar y a correr más detrás del balón, y al menos contra el Valencia le salió bien. Tampoco vi muy buenas ayudas por parte del Valencia, y los primeros minutos del Madrid fueron abrumadores. Contrastan no obstante con una más bien mediocre segunda parte, donde el meta Belga demostró por qué es mejor que Keylor Navas. Gracias a él seguimos vivos, y casi gracias a él ganamos el partido. 

Si somos algo pesimistas nos daremos cuenta de que Carvajal generó muchísimo en ataque, casi al nivel de Marcelo, en un desequilibrio evidente de lo que es un equipo de futbol desequilibrado donde los laterales crean más peligro que los delanteros. El gol fue en propia puerta, y Bale recibió una injusta pitada. Si Bale fuera español, se le consentiría mucho más. Él nos dió la DécimoTercera, pero nadie se acuerda. Bale no tiene amigos en la prensa, como sí tiene Benzemá (Hermel) o Isco (Lama). Eso me sabe mal. Es una injusticia lo que se está haciendo con él. En cuanto a Finales de Champions se refiere, podríamos estar hablando de que ha aportado más al Madrid que el mismísimo Cristiano Ronaldo. Injustamente Bale no ganará el Balón de oro, como no lo ganó en su día Iniesta, e incluso Xavi o Casillas. 

Foto: Ok diario

De Isco también quería hablar, del que se especula que está gordo. Por ahí circulan unas imágenes donde se puede ver un flotador en la cintura: suficiente como para producirle una asfixia incesante tras recorrer poco más de dos kilómetros. En él me fijé especialmente y es cierto que a pesar de salir de suplente en los últimos partidos, parece que no corre tanto como antes. En este sentido publicó una foto de sus abdominales tras terminar el partido, donde los muy avispados fans no dudaron en cuestionar la fecha de la foto argumentando que no aparecía la cicatriz de la reciente operación de apendicitis. 


Por cierto, el que va de ridículo en ridículo es Vinícius. Una jugada tan sencilla como una lambreta le dejó en ridículo en medio del Bernabéu, aunque contra el Melilla, que no hace más que ensombrecer su imagen y magnificar todavía más el ridículo al tildarlo con cierto sesgo cobarde. La imagen habla por sí sola, y es tan ridícula que no puedo evitar enlazarla en mi artículo. Antes de probar estas florituras, debería asegurarse de que le salen bien. Pero podemos ver como no solo tarda en preparársela sino que además le sale mal. Al menos es atrevido, pero de momento no veo en él más que un paquete. Espero que aprenda rápido. Si Vinícius no termina siendo un gran jugador, va a ser cierto que los grandes jugadores tienen un talento innato, porque el chaval está en el mejor club para aprender y mejorar, con los mejores técnicos y se presume que con unas de las mejores instalaciones deportivas.

sábado, 24 de noviembre de 2018

Un equipo arruinado

El problema no es el entrenador

El problema son jugadores que están empezando a envejecer, empezando por Modric y tal vez Ramos. Pero la pasividad y nula agresividad defensiva deja retratados a ciertos jugadores como Ceballos e incluso al propio portero. Lo de Ceballos de hoy ha sido de paquete total: por mucho que no jugara en su posición, no rematar un balón a bocajarro que habría implicado evitar el 1-0, demuestra que no tiene nivel de futbolista serio. Llevamos meses sin un entrenador que planifique y presione en el terreno defensivo, y cualquier equipo con un poco de fuerza nos hace un roto. Se vió en el pasado y se está viendo ahora. Mourinho corrigió un poco ese problema, pero ahora mismo Solari ha quedado retratado como entrenador, sin cambios al descanso y sin una reacción más que la de poner un once. Para eso ya teníamos a Lopetegui. 

Pero ahora debemos de fichar y vender YA a Vinícius, ahora que todavía podemos sacar 10 o 20 millones, antes de que no lo quiera nadie. Lo contrario será resignarse a tener a un jugador que es un paquete, y que probablemente sería en sus sueños titular en cualquier equipo de tercera División. Lo que nos queda es un delantero centro peleón pero sin gol, y un Bale más perdido defendiendo, que Ramos en una discoteca dance. 

Necesitamos en invierno no menos de 11 fichajes para recomponer un poco al equipo. Podemos hacerlo vendiendo a Asensio, tal vez Isco, sin duda a Modric, Vinícius, e incluso Kroos. Varane ya tampoco sirve para central. Necesitamos mínimo a un par de centrales nuevos, dos laterales, (si se lesionan Carvajal o Marcelo no somos NADIE), Un par de medios centro, (no le ganamos la posesión ni al Eibar) un par de delanteros (no tenemos) y algún que otro medio centro defensivo para apuntalar bien al equipo. En definitiva, que podríamos haber optado por gastarnos 200 millones en 10 jugadores desconocidos este verano en vez de jugarlo todo a la carta de Neymar y tampoco podría haber salido mal: de 10 jugadores seguro que al menos uno o 2 terminan siendo buenos, como pasó por cierto con Modric. Pero no hicimos nada. El mediocre fichaje rumoreado de Ibra para invierno suena a broma de mal gusto, y ya es tarde para traer a Eden. Las cosas pintan bastante mal.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Cuidado con Solari

¿Ya hay nuevo entrenador?

Hay que reconocer que no puedo ni debo ser tan ridículo de venirme arriba tras una goleada a un equipo Checo que muy probablemente jugaría en segunda División en España, más aun viendo los primeros 15 minutos, donde podrían haberse adelantado en el marcador en varias ocasiones, para perjuicio y agravio de un equipo Blanco que podría haber tenido que solventar una ridícula papeleta. 

Sin embargo no fueron pocas las veces que partidos con Zinedine en el banquillo blanco empezaban igual, pero los palos tiraban hacia nuestro favor, y terminábamos ganando, olvidando el sonrojo en ciertos momentos del partido. La flor que se llevó Zidane parece que se le ha pasado a Solari, y que es la que no tenía Lopetegui: entonces éramos nosotros los que nos obcecábamos involuntariamente con la noble madera blanca. 

Pero es que precisamente es el mismo equipo Checo que casi nos gana en el Bernabéu. Sin embargo Solari apostó por un once de calidad, con permiso de un Benzemá que marca un golazo inédito en el Camp Nou, pero sí contra un equpio y centrales de inferior categoría: activo suficiente para seguir siendo titular indiscutible durante los próximos 20 partidos. 

Pero el Domingo llega el Celta. Considerar al Celta, (con todos los respetos) un equipo fuerte de la Liga, es evidenciar nuestro automiedo y nuestra preservadora conciencia de equipo deshecho, que necesita urgentemente una gran noche para recuperar el colapso general del día del Camp Nou. ¿Podrá Solari hacerlo? De momento ha conseguido algo que Lopetegui no pudo hacer: que es aguantar 3 partidos seguidos sin encajar. Se ha mojado por un portero más alto y seguro por arriba, y ha prescindido de la tortuga Isco, y está dando mayor protagonismo a Bale. Solari está acertando con muchas decisiones, con permiso del pseudoNeymar Vinícius, del que aun espero mucho más.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Sufriendo hasta que entró Vinícius

El nuevo Robinho

En un Madrid con jugadores ya demasiado mayores, un jugador del estilo de Robinho (que no de Neymar) revoluciona el 11 y consigue aportar algo diferente: aunque solo sea por hambre, por goles o ambición. Y es que el inicio del partido no pintaba tan alegre como la gente del Bernabéu asistía al campo: Después de la goleada aun dolorosa del Barça, no me apetecía nada ni si quiera sonreír en un día en el Estadio en el que lo único que me apetecía era silbar a Benzemá, cosa que tampoco voy a poder hacer nunca porque no sé silbar. Además, la primera parte tampoco invitaba al optimismo. Lopetegui no habría sacado a Vinícius más rato de lo que lo ha sacado Solari, y muchos conocemos tal vez el hipotético resultado que habría dejado Julen, un entrenador devorado por la prensa y su salida de la selección. 

La pitada al descanso ha sido por tanto, mayúscula. Realmente ensordecedor, ha sido el hecho de encarar los aseos con los oídos pitando. Y es que tendrán que hacer ruido por los que deseamos pero no sabemos silbar. El equipo ha hecho una mejorable primera parte, y ha empezado a atacar más en serio durante la segunda. Sin embargo se ha visto a un Madrid muy lento en general, tan solo incentivado a falta de 20 minutos, por los nervios de el que se sabe perdedor. 

Solari por su lado no ha hecho ninguna revolución ni ningún cambio sustancial: ha puesto a los mismos que habría puesto Lopetegui. El problema es que Regulín o como se llame no es Marcelo, y Odriozola ha demostrado claramente que no tiene nivel para jugar en el Real Madrid. Lo que sigue es un equipo cojo, siempre con el lastre de Benzemá, que ha vuelto a fichar a su manera: a base de fallar 3 o 4 ocasiones claras de gol. Ya con el Madrid ganando, se ha marcado un buen regate ante los cansados, desfallecidos y ya sin ánimo jugadores del Valladolid: eso ha sido suficiente para llevarse una ovación y acreditarle como titular nulo de gol para los próximos 10 partidos del Madrid. Tan penoso como cierto. 

Como penoso es que Solari no haya cambiado ya a alguien en el primero tiempo, y que con todos los respetos contra un Valladolid meta a Casemiro de pivote defensivo. Si el Valladolid no ha ganado hoy ha sido por mala suerte, y porque son un equipo recién ascendido, con quizá nula calidad arriba. Han estrellado 2 largueros y han tenido opciones, y por momentos hasta han toreado al Madrid. 

No me apetece seguir escribiendo en estas condiciones, además estoy bastante más ocupado que hace unos años cuando inicié el blog. Sin embargo, hay que seguir al equipo también en los malos momentos: y este es uno de ellos. No me parecería valiente ni elegante dejarlo ahora, aunque sinceramente no me apetece escribir, y la primera lógica que debe seguir un escritor es tener ganas de hacerlo. Aun así, dejo aquí este apunte, con vistas tal vez de dejarlo cerca de un día mítico, o escribir un poquito menos. Veremos si el Madrid repunta, pero me temo una temporada complicada. Solari está tal vez a la espera de que le cambien por otro entrenador, y tal vez con ese miedo, no hace nada por sí mismo.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Goleada al Melilla

¿Se acabó la crisis?
Foto: As

La prensa no puede ser más hilarante. Ahora Vinícius es un crack y Asensio ya no es Ausensio. No me ha hecho falta ver ni siquiera los goles, en lo que habría sido un ejemplo apoteósico de autoengaño supino. Ahora resulta que por ganar a un Segunda B, se ha terminado la gran crisis blanca, Solari es el nuevo Zidane y Vinícius el nuevo Pelé. Con la marcha de Lopetegui: ¿se terminaron los problemas? Lo cierto es que me ha dado vergüenza ajena ver uno de los goles, donde un pobre equipo de Segunda B ni siquiera tenía fuerzas para presionar, dejando a Vinícius rematar solo. 

El que se queda solo es Lopetegui, y puede que el banquillo del Real Madrid. Conte no quiere problemas, y aunque los haters de Ramos apuestan a que él le ha vetado, lo cierto es que el italiano quiere cobrar una fortuna. No tenemos entrenador, pero tampoco plantilla. No sé qué es peor. Solari va a hacer lo que pueda, y dudo que sea mejor que Lopetegui, de hecho ya ha demostrado su nula personalidad al poner hoy de titular a Karim Benzemá, un jugador que está para el despido procedente inmediato. 

Nos queda esperar al sábado, donde en casa jugaremos contra no un precisamente rival fuerte, pero al que se le deberá ganar. El Barça a 7 puntos, y cada día que pasa duelen más los 5 goles, así como la traición de Lopetegui, al gestionar tan pésimamente un partido tan importante. Vamos a la deriva, en lo que parece que es una crónica anunciada de una temporada en blanco, que vamos a ir liquidando según pasen los meses. Quedará por ver en qué ronda de Copa Caemos, y si pasaremos de Cuartos de Champions. Sinceramente: creo que solo Mourinho podría salvar la temporada.

domingo, 28 de octubre de 2018

Lopetegui da la puntilla al Madrid

Destruye al equipo Blanco desde dentro
 Foto: Cope

Probablemente es este uno de los peores artículos que me toca escribir desde que hace 6 años inaugurara el blog. 6 años y 2 meses después, me cuesta de creer lo que estamos viendo muchos Madridistas. Pero es que Lopetegui se ha empeñado en ganar el récord a peor entrenador en la historia del Madrid, y si Florentino no le despide ya, va camino de conseguirlo. Su despido fulminante debería haberse realizado ya a las 18:15 horas, poco después de que el Barça nos pinte la cara. Este hombre no debería ni haber salido a rueda de prensa a justificar tal debacle,  ni mucho menos para decir tonterías como que se ve con fuerzas. 

Pero no desistamos, no está todo perdido. Nuestra esperanza es que mañana por la tarde se reúne la junta Directiva y como es lógico, acordarán por unanimidad el cese del entrenador más mediocre que ha tenido el Madrid en su historia. Lo siento por él, pero el equipo le ha quedado del todo grande, y ha vuelto a ser protagonista por sus desaciertos, en un equipo cuyos jugadores no son tan malos, pero sí lo parecen dada la pésima gestión de su entrenador. Con nula reacción en la primera parte, y con primeros minutos regalados, parece que este hombre no prepara los partidos o hacen las alineaciones sus hijos. Incomprensible lo de Varane otra vez de titular, y que ponga a jugar a Marcelo para que se le lesione de gravedad no hace más que demostrar sus escasas ideas. Un entrenador señalado, entre la espada y la pared, que hace alineaciones con miedo, cohibido, avergonzado. Teme que le echen y la presión le puede, y es un técnico que cada vez va a peor. 

Empezamos porque ha planteado una alineación, pero no un partido. El Madrid ha demostrado que tiene calidad, a pesar de su entrenador. Pero este hombre los empeora a todos, y seguimos con la lacra de Benzemá, que no es jugar con uno menos porque encima el tipo es una máquina de errar goles. Aun habrán ventajistas como Valdano que piensen que Lopetegui se va por el desacierto de Bale al tirar al palo en el hipotético 2-2, pero lo cierto es que lo de este entrenador ya es del todo insostenible. Lo siento por él, se le dan las gracias por sus servicios prestados, y se le desea buena suerte en la Liga Turca o hacia adonde sea que le quieran fichar. 

Ramos apunta a que no le gusta Conte, y a mi tampoco. Antes prefiero a Roberto Martínez o a Solari. Siempre me han chirriado los entrenadores del Madrid que no saben hablar bien en Español, lo último que necesitamos es a un tipo que no se sepa comunicar bien. Incluso Capello no estaría mal. Lo que sí sabemos seguro, es que venga quien venga, lo hará mejor que Julen. 

Ahora toca esperar a mañana, pero antes cabe analizar un poco como ha sido el partido. Una enésima pájara mental de Marcelo, ha propiciado el primer gol, de una manera que ya se intuía. El mal entrenador del Madrid pone además a Bale a defender la banda derecha, limitando su capacidad goleadora y confiando en Benzemá el gol del equipo: No hace falta decir nada más. Mariano no es mucho mejor, pero no ha podido entrar en juego. Pero por si no fuera suficiente: con 2-0 al descanso y no hace los 3 cambios. Tenía miedo por una hipotética lesión de Marcelo, y ha aguantado el cambio hasta la extenuación, señalando tal vez a Varane, en un autoarrepentimiento por haberle puesto de inicio. Tan patético como cierto. 

En cuanto a Varane, hace un penalti (para mi sin querer) pero que hoy en día con el VAR los centrales deberían cuidarse mucho de contactar al rival en el área, porque deben saber que van a revisar todo. ¿Y Luis Suárez? Pues es lo que ha sido siempre: un delantero centro, figura que por cierto carece el Real Madrid, y eso no lo solucionará un nuevo entrenador. Florentino puede fichar a Mbappé en invierno, o mejor dicho, lo puede intentar. O nos dejamos dinero, o no ganaremos nada esta temporada. El otro día ya sufrimos en Champions contra un equipo de un nivel bastante inferior. 

Una vez el Barça se pone 2-0, el Madrid remonta en el descanso gracias a un también mediocre Valverde, que plantea una segunda parte a la contra, en vez de salir a apalizar al Madrid. El resultado ha sido que el Madrid ha podido remontar, ya que cuando el Barça presionaba, los blancos ni la olían, pero Valverde es muy conservador y ello algún día le traerá problemas al Barça. Pero hoy hemos perdido por demérito de nuestro entrenador, porque ni siquiera jugaba Messi, lo cual apuntala cruel y evidentemente la mediocridad de nuestro entrenador. 

Y eso que Courtois ha dado señales de ser un gran portero. Acertando el lanzamiento del penalti (no se tira a lo loco como otros) y siendo seguro por arriba. Pero con un equipo tan mal trabajado defensivamente, no hay nada que hacer. El Levante te mete 2 en tu casa y el Barça te mete 5 y han podido ser más. Me sabe mal por los jugadores, creo que Ramos ha hecho un gran partido, a pesar de un error puntual al final, con el partido ya perdido. Isco también lo ha hecho bien, pero es penoso verle en la frontal de su propia área como quinto o sexto central para sacar el balón. Es como si no hubiéramos trabajado nada, y ahora se supone que tiene que venir alguien nuevo y arreglar todo este desaguisado en 72 horas. Una lástima este Madrid que me está tocando ver de cerca, en el Bernabéu.